Mª Isabel Moya: "Si la gestión sanitaria estuviera profesionalizada, la situación sería muy distinta"

Entrevista
Presidenta del Colegio de Médicos de Alicante

 

 

 

 

La presidenta del Colegio de Médicos de Alicante, María Isabel Moya. EL MUNDO

La presidenta del Colegio de Médicos de Alicante subraya el esfuerzo que el colectivo ha hecho durante la pandemia y que es enturbiado, en su opinión, por un discurso oficial que genera confusión en la ciudadanía y desaliento entre los facultativos. Reclama, además, más recursos económicos y humanos, ya que "no se puede depender siempre de los profesionales sin reforzar el sistema sanitario".

Como profesional médico y como representante de los facultativos ¿esperaba que esta segunda oleada de la pandemia fuera a ser tan dura?
En mi opinión, los profesionales sanitarios no nos equivocamos y hay constancia en la hemeroteca con nuestras reiteradas alertas sobre una segunda oleada. No podíamos manejar una fecha concreta pero teníamos claro que sería en la época del otoño y el inicio del invierno, coincidiendo con la gripe habitual. Esto era casi matemático. Sobre la dureza de esta segunda ola, sabíamos también que ibamos a volver a tener situaciones conflictivas. Posiblemente lo único que ha cambiado respecto a los primeros meses de la pandemia es que la afectación ha sido distinta dependiendo de territorios, también porque se han tomado medidas distintas geográficamente. También se ha cumplido otra advertencia, pues este virus, lejos de ser selectivo, afecta a todo el mundo por igual. Y ahora hemos visto cómo la afectación se ha trasladado a gente más joven, que al principio parecía que no enfermaba. Era cuestión de tiempo que las hospitalizaciones y las UCIS se llenaran de ciudadanos enfermos de todas las edades y grupos.
¿Qué creen que falló para que nos encontremos de nuevo en esta situación?
Creo que es un conjunto de cosas pero posiblemente la desescalada fue demasiado rápida y se tomaron medidas sin criterios claros.
¿Cómo se encuentra el colectivo médico en estos momentos?
Pues podría decirte que esta segunda oleada va a estar marcada fundamentalmente por la sensación de agotamiento o cansancio físico y psicológico de los profesionales, así como por el hartazgo de la ciudadanía. Esto va a marcar muchas conductas en lo que nos queda por vivir de pandemia. Los sanitarios hemos estado donde debíamos estar, en primera línea y al servicio de la sociedad porque es nuestro trabajo y nuestra obligación, no podía ser de otra manera. Pero es muy difícil mantener este espíritu cuando pasan ocho meses y el colectivo sanitario -especialmente el médico, que es del que puedo yo hablar- ve que muchas de las demandas, que además eran históricas, siguen sin ser atendidas por nuestras Administraciones, que no hay una política y una planificación de recursos económico o humanos y que todo se sigue haciendo como siempre, de forma precipitada y poniendo parches. No se puede funcionar siempre a costa del esfuerzo de los profesionales, sin reforzar el sistema. Al final, esto genera cansancio y desmotivación, ya que además predomina un relato que responsabiliza a los médicos de determinadas conductas que pueden haber contribuido a agravar la pandemia, algo que me parece inadmisible.
Supongo que se refiere a las declaraciones de Fernando Simón y que llevaron al Colegio de Médicos de Alicante, así como a la mayoría de organizaciones colegiales a pedir su dimisión...
Efectivamente. Nosotros agradecimientos queremos los justos, nos basta con el recocimiento de la ciudadanía a nuestro esfuerzo. Dicho esto, lo que es inconcebible es tener que soportar ese hilo argumental construido por nuestras Administraciones y por nuestros gobernantes, que pone en duda nuestros comportamientos y que sugiere que nuestros contagios no surgen del entorno laboral sino de nuestras conductas en el ámbito social. Nos parece una excusa para eludir la responsabilidad de una mala gestión que, entre otras cosas, falló para proteger adecuadamente al personal sanitario. Esto ha sido una evidencia y de hecho hay varias sentencias que lo corroboran. El señor Simón no puede deslizar en sus declaraciones que los profesionales sanitarios nos comportamos en esta segunda oleada mejor que en la primera ¿A qué se refiere concretamente con esto? El personal sanitario en la primera oleada estaba en confinamiento como el resto de la población, con la diferencia de que cada día salía a trabajar a los hospitales donde no se les protegió como era debido. Simón, como máximo mando técnico de la pandemia en España, no puede lanzar a la población estos mensajes confusos que lo único que hacen es contribuir al descrédito del colectivo y por eso nos ha indignado.
Los Colegios profesionales piden, además de la dimisión de Simón, una mayor representatividad de los médicos en los comités de expertos. ¿Por qué no se escucha a los médicos?
Pues, aunque pueda parecer sorprendente, para quienes toman decisiones y gobiernan, probablemente es más complicado aumentar la participación. La costumbre de una gobernanza politizada es algo profundamente instalado en nuestro país. Si la gestión estuviera profesionalizada, no estaríamos hablando de esto. Y como esto no ocurre, no tiene cabida un colectivo independiente, libre, que puede obligar a tomar decisiones alejadas políticamente del gobierno de turno. Los Colegios profesionalidades han sido históricamente relegados de las decisiones porque somos técnicos y no encajamos con esa politización de la gestión. Y esto ocurre de la misma forma con sociedades científicas y otras asociaciones profesionales, tanto en el sector médico como en otros colectivos.
¿Cree que este descrédito puede haber contribuido a que hayamos pasado de escuchar aplausos en los balcones a volver a hablar de agresiones verbales y físicas a los médicos?
Indudablemente es uno de los factores. No me atrevería a decir que sea el único ni el principal pero, tal y como he apuntado anteriormente, es un mensaje contradictorio y negativo para los profesionales, que acaba calando en la ciudadanía. Ello, unido a la presión asistencial, a la falta de recursos y al cambio en la accesibilidad al sistema condicionado por la pandemia, lleva a que los ciudadanos vean truncadas sus expectativas, que son mayores a las que en condiciones basales les puede dar el sistema público de salud. Hay más listas de espera y más barreras que antes, más dificultades para acceder a los centros de salud, para ser atendido de forma física o incluso de forma telefónica. Esto fomenta el descontento y en ocasiones la conducta desgraciadamente agresiva, que recae en nosotros porque somos el objetivo más fácil. Pero no solo afecta a los médicos, sino a todo el personal que está cara al público: celadores, enfermeras o personal administrativo. La gente reacciona en caliente y no reflexiona sobre dónde está realmente el problema y qué lo está provocando.
Como apuntaba anteriormente, todo lo que está ocurriendo son reivindicaciones históricas de los profesionales sanitarios. ¿Confía en que de esta crisis salga algo positivo y que la sanidad pública española se beneficie?
Yo siempre soy positiva y optimista. Hemos comprobado cuánto de importante es la salud, que es crucial además para mantener la economía. Por ello, espero que, en condiciones de mayor serenidad y control de la pandemia, cuando todo este conflicto se apacigüe, seamos capaces de verdad de reflexionar y de tomar las decisiones adecuadas. Y eso pasa por invertir lo que se necesite en sanidad. No podemos dejar que, como ha ocurrido siempre, una crisis económica conlleve por sistema una desinversión sanitaria. No obstante, aunque esa es mi esperanza, no sé si se materializará. En la tregua que tuvimos durante la primera desescalada, todo el mundo habló de reconstrucción de la sanidad y se hicieron multitud de comisiones a todos los niveles. Sin embargo, todo ha quedado en papel mojado. Se hizo un análisis muy pormenorizado de la situación, se estableció perfectamente qué teníamos que hacer...pero yo no he visto absolutamente nada de ello. Por eso, espero que cuando haya mayor control y serenidad las medidas lleguen a plasmarse.

 

 

Fuente: https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/alicante/2020/11/23/5fb9012cfdddffb8038b463d.html

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Esta web utiliza cookies…+info