Unas sesenta personas diseñarán la reconstrucción económica y social de Alicante tras la crisis del coronavirus

 

El alcalde eleva al pleno la composición de la comisión para la reactivación, consensuada con todos los grupos

29.05.2020 | 00:02

 
El alcalde de Alicante, Luis Barcala, durante un instante del pleno telemático celebrado ayer, que siguió desde su despacho en Alcaldía.

Arrancará el martes en una reunión presencial en Séneca. Vox dinamita el acuerdo de suavizar el tono de la sesión.

Unas sesenta personas, representantes de unos cuarenta colectivos, serán las encargadas de sentar las bases de la reconstrucción económica y social de la ciudad de Alicante tras la crisis del coronavirus. El alcalde, el popular Luis Barcala, elevó al Pleno de ayer un decreto con la composición de la comisión. Los integrantes, pactados previamente entre todos los grupos municipales, tienen el próximo martes la primera cita. Será presencial, en el edificio Séneca.

En la comisión estarán presentes los seis grupos con representación municipal, además de miembros de la Universidad de Alicante y la Miguel Hernández, junto al sector empresarial (CEV, Cámara de Comercio, Uepal, Provia, áreas industriales, autónomos y Jovempa), sindicatos (UGT y CC OO), colegios profesionales (médicos, enfermeros, farmacéuticos, psicólogos, veterinarios, economistas, abogados e ingenieros de caminos), al sector hostelero y hotelero (Apeha, Ara, Alroa y Apha), los comerciantes (Fecoema, Colectivo de Comerciantes y los Mercados Municipales) y colectivos sociales (Cruz Roja, Cáritas, Cocemfe, Ecologistas en Acción, Alacant en Bici, el Consejo Juventud y los vecinos a través de las juntas de distrito). La comisión de recuperación se subdividirá en cinco comisiones de trabajo para facilitar la adopción de medidas. Una de ellas, la Sanitaria y de Convivencia, estará presidida por el PSOE por decisión del propio alcalde. El resto de subcomisiones (la Económica, la de Turismo, la Social y, por último, la de Movilidad) tendrán a miembros del bipartito al frente, pero con representantes de la oposición en el segundo escalón.

Ese talante de unidad, de superar el espectáculo bronco de la última sesión ordinaria (la de abril), se evidenció ayer en el pleno desde el primer minuto. Mismas caras, pero otro talante. Nada que ver con lo vivido hace apenas un mes. Hasta la concejala de Acción Social, Julia Llopis, mostró su versión más amable. Así transcurrió la sesión, que arrancó con el acuerdo por unanimidad de conceder la medalla de la ciudad al pueblo de Alicante por su actitud durante el confinamiento, hasta que enfiló la recta final. En concreto, hasta llegar a la propuesta del PP y Cs de rechazar el pacto entre el PSOE y Bildu en el Congreso de los Diputados sobre la derogación de la reforma laboral en el contexto del debate sobre la prórroga del estado de alarma.

Ahí todo saltó por los aires. El bipartito presentó una iniciativa con difícil encaje en el debate municipal y Vox hizo todo lo demás. El portavoz de la formación ultra, Mario Ortolá, cogió la palabra y emuló las palabras de la popular Cayetana Álvarez de Toledo, que había acusado de terrorista al padre del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias en un reciente debate en el Congreso. Él hizo lo mismo. «Sí, el padre de Pablo Iglesias es una terrorista. Espero que el pacto de PSOE con Bildu sea un escarmiento para Ciudadanos para no apoyar a Sánchez nunca mas», subrayó Ortolá, quien además acusó al PSOE de ser un partido «anticonstitucionalista».

Tras esas palabras a modo de altavoz del portavoz de Vox, Barcala pasó por varios estados, con gesto incómodo en todos ellos: de asegurar que solo podía pedir a Ortolá que se retractase (tras la airada crítica de Podemos, que exigió sin éxito que la acusación no se reflejase en el acta ), a defender la iniciativa de su gobierno local («hay que posicionarse entre el municipalismo o el nacionalismo proetarra de un partido como Bildu») a intentar reconducir el debate hacia un escenario menos crispado («cada uno es prisionero de sus palabras, no cuesta nada cuidar las formas, no se tiene más razón por insultar»).

Roto un espíritu que no llegó a durar ni una sesión plenaria, Compromís reprochó al bipartito que con iniciativas de ese estilo solo se busca «traer la crispación al Ayuntamiento» y el PSOE invitó al bipartito a marca distancia con los ultras: «Aproximarse a la extrema derecha no debe estar en la agenda. Aléjense de los primitivos». Previamente, Ciudadanos criticó el pacto del PSOE y Bildu en el Congreso: «No tiene justificación, es una temeridad, un insulto a nuestra memoria histórica más reciente». La declaración, a modo de crítica al acuerdo nacional, se aprobó con el pleno dividido entre derecha e izquierda.

Otras votaciones


En cambio, la Corporación se unió sin estridencias para pedir al Gobierno central un «mayor peso» del criterio poblacional en el reparto de los 16.000 millones de euros destinados a las autonomías para hacer frente a los efectos de la pandemia. Así, el Ayuntamiento se unía a la posición del Botànic. Unanimidad también hubo ayer al pedir al Consell que facilitara los datos sobre el coronavirus por municipios. Apenas unas horas después, se hicieron públicos. Ya estaba anunciado.

Muy solo, por su parte, se sintió Ciudadanos con su propuesta a favor de la gestación subrogada, en la que no sumó el apoyo ni de su socio de gobierno en Alicante (el PP se abstuvo) y que contó con el rechazo de la izquierda y de Vox. También hubo división de la Corporación en la iniciativa del bipartito con la que pretendían urgir a la construcción de los centros de salud comprometidos por el Consell para este mandato, ya que el PSOE y Unidas Podemos rechazaron secundar la propuesta al atribuir los retrasos al estado de alarma por el covid-19.

Alicante liquida el presupuesto de 2019 con un «excedente» de casi 72 millones


El bipartito recuerda que si el Gobierno central no cede sólo podrá destinar un 20%, unos 14 millones, a medidas por el covid

Cierre definitivo al Presupuesto de 2019 del Ayuntamiento de Alicante. Apenas unos días después de la aprobación definitiva de las cuentas para este 2020, el gobierno municipal dio cuenta ayer al Pleno del informe de Intervención sobre la liquidación del Presupuesto del pasado ejercicio, el primero aprobado y gestionando a principio a fin por un gobierno local liderado por Luis Barcala.

El informe de Intervención arroja un superávit de 48,7 millones, con un remanente de tesorería de 71,9 millones de euros. A finales del pasado año, la liquidez en caja superaba los 111 millones.

Unas cifras de superávit que siguen la línea de los últimos años: en 2018, fue de 46,9 millones frente a los 43,3 millones de las cuentas de 2017. Sí que ha aumentado considerablemente el remanente de tesorería, al pasar de los 56 millones de 2017, a los 40,8 millones de 2018 y a los 71,9 millones de 2019. No hace tanto, cuando la izquierda gobernaba Alicante y los populares estaban en la oposición, desde el PP se criticaban los superávits tan elevados tras la liquidación de los presupuestos por «baja una ejecución». En este caso, Hacienda no ha concretado los excedentes de las cuentas de 2019.

Con todo, desde Alcaldía subrayan que contar con un remanente de tesorería tan elevado (unos 72 millones de euros) tampoco garantiza disponer de un colchón económico importante para hacer frente a la crisis socioeconómica derivada del coronavirus en Alicante. Y es que como recordaron ayer, el Gobierno central, por ahora, sólo permite a los ayuntamientos hacer uso del 20% del remanente, ya que la cantidad restante está bloqueada con la idea de impulsar iniciativas a niveles superiores: autonómico o nacional.

De esta forma, si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no cede a las presiones de los ayuntamientos -ayer mismo, el Pleno de Alicante se unió de nuevo para pedir que se libere el uso de esos fondos desde las administraciones locales-, el bipartito sólo dispondrá de unos 14 millones de euros del remanente para impulsar medidas, lo que obligaría a realizar ajustes de mayor calado en el Presupuesto de 2020 que se aprobó recientemente gracias a la abstención de Vox, ya que el bloque de izquierda se situó en el «no». El bipartito sigue a la espera de que el Gobierno central levante la mano con la limitación.

La peatonalización del eje Constitución-Bailén, un compromiso para el año 2021


El Pleno rechaza la creación de una comisión para impulsar la movilidad sostenible y se suma a una alianza «verde» europea

El bipartito de Alicante puso ayer fecha a su compromiso de avanzar en la peatonalización del Centro Tradicional de la ciudad. El concejal de Movilidad, el popular José Ramón González, anunció que las obras para retirar el tráfico del eje Constitución-Bailén (el primero de un ambicioso proyecto que se extiende por la zona comprendida entre la Rambla, Alfonso el Sabio y Doctor Gadea) se realizarán el próximo año. Al hilo, el edil adelantó que la próxima semana se expondrá al público el documento que incluye una propuesta que se reactivó con la llegada del PP al gobierno hace dos años tras pruebas pilotos realizadas por el tripartito de izquierdas.

Fuentes municipales concretaron ayer que la primera fase de la peatonalización del Centro Tradicional contará con un presupuesto aproximado de 2,5 millones de euros, que se debe incluir en las cuentas municipales de 2021.

Pero la retirada de tráfico no fue el único asunto de movilidad que se trató ayer en el pleno ordinario del mes de mayo. También se abordó la propuesta de Unidas Podemos para promover la movilidad sostenible. La iniciativa, sin embargo, no verá la luz, ya que fue rechazada por la corporación con los votos en contra de la derecha en bloque (PP, Cs y Vox). Desde el bipartito alegaron que existen herramientas en el Ayuntamiento, como la Mesa de la Bicicleta, para avanzar en la movilidad sostenible sin necesidad de crear una nueva comisión municipal.

El Pleno de ayer, por su parte, aprobó la adhesión de Alicante al manifiesto de la Alianza Europea para la «recuperación verde». En esa línea, el Parlamento Europeo promueve millonarias ayudas para impulsar inversiones con los criterios de sostenibilidad.

 

Fuente: https://www.diarioinformacion.com/noticias-suscriptor/alicante/2020/05/29/sesenta-personas-disenaran-reconstruccion/2268622.html

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Esta web utiliza cookies…+info