Los poderes públicos y los colegios profesionales, condenados a entenderse

 

Arranca en Madrid el 40 Congreso de Unión Profesional, con un análisis de la situación de las profesiones colegiadasEn la foto de izquierda a derecha Ana Pastor, Carmen Remírez y Victoria Ortega. Foto: Confilegal
 
|

En el marco del cuarenta aniversario de Unión Profesional se está celebrando en el Auditorio de la Mutua Madrileña en Madrid el ‘Congreso UP 20+20, profesiones unidas por un mundo en cambio’, una nueva edición de este encuentro bienal que aspira a convertirse en un foro de referencia a nivel social.

Los organizadores explican que este evento busca que los profesionales puedan debatir y analizar los retos a los que se enfrentan las profesiones y donde los diversos actores se den cita para crear alianzas que redunden en el interés de la ciudadanía.

Unión Profesional es la asociación estatal que agrupa a las profesiones colegiadas españolas. Está integrada por 33 Consejos Generales y Superiores y Colegios Profesionales de ámbito estatal que, juntos, aglutinan cerca de 1.000 colegios profesionales y millón y medio de profesionales liberales en todo el territorio.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, inauguró el Congreso.

 
 

Durante su intervención, afirmó ser “una gran defensora de la calidad de la organización de todas y cada una de las profesiones”, en referencia a los colegios profesionales, así como a su función deontológica.

También recordó que “pocas manifestaciones tienen un valor simbólico tan importante como un código deontológico, que atañe al desarrollo de nuestras profesiones, pero es, sobre todo, un salvoconducto para la sociedad, un contrato con la ciudadanía que pone en primera línea el necesario criterio de la ética profesional porque los colegios profesionales son más que un repositorio de normas“.

Díaz felicitó a las profesiones colegiadas por abordar en este Congreso la “necesaria adaptación de los colegios profesionales a los cambios tecnológicos que estamos viviendo”, a la vez que subrayó cómo “los colegios profesionales son una garantía en la mejora de la calidad de las prestaciones y los servicios que nos ofrecen, reglan y favorecen las condiciones en las que los colegiados desempeñamos nuestras profesiones”.

 

En línea con la promoción del trabajo decente, digno y de calidad, que el Congreso UP 20+20 abordará en su segundo día, la ministra de Trabajo y Economía Social subrayo cómo la precariedad afecta a una parte importante de las profesiones colegiadas. “Desde nuestra responsabilidad, entendemos que actuar sobre la calidad del trabajo es también actuar sobre el buen desempeño profesional”.

A continuación, en una mesa redonda moderada por Carmen Remírez, la vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, apuntó que “el Parlamento debe tener una interlocución directa con las corporaciones colegiales. En defensa del interés general deben ser consultadas. También cuando se legisle sobre cuestiones que les afectan”.

Por su parte, la presidenta de Unión Profesional, Victoria Ortega, reconoció que hay recorrido para mejorar la interlocución también por las corporaciones colegiales.

 

El cauce de diálogo con la administración debe quedar perfectamente reglado“. Además, añadió, “la colegiación no debe verse como una restricción de la competencia sino como mecanismo de garantía”.

 

En este sentido, agregó que el Congreso UP 20+20 tiene la vocación de “escuchar activamente a la sociedad, así como estudiar y debatir el papel de las profesiones tanto en el presente como en el futuro”.

Este foro también busca “otorgar mayor visibilidad a las profesiones como categoría social y trasladar la importancia de la deontología como garantía para la ciudadanía“.

El subsector de los servicios profesionales genera casi el 10,7% del Valor Añadido Bruto (VAB) total de la economía española, y su aportación al empleo directo se situaría en un 12,6% y supone el 16,7% del tejido empresarial.

Pastor recordó que no se ha llegado a desarrollar el artículo 5 de la ley de colegios profesionales. A su juicio debería definirse en determinadas aspectos como cuándo se precisa un informe preceptivo de estas corporaciones para administraciones.

 

Posteriormente, Arno Metzler, presidente del Grupo III del Comité Económico y Social Europeo, recalcó que “es nuestro deber reforzar las relaciones de confianza con la ciudadanía, de ahí la importancia de este encuentro”.

De izquierda a derecha: Vicente Magro, Cristina Sancho, Lourdes Moreno y Erika Torregrossa

Un amplio programa de actividades

Otro de los asuntos abordados durante la primera jornada del Congreso es el concepto de profesión en un entorno global. Un concepto que ha ido evolucionando con los tiempos y que ahora se ve en un contexto de transformación digital.

En esta mesa redonda moderada por Cristina Sancho, presidenta de la Fundacion Wolters Kluwer, tomaron parte Vicente Magro, magistrado del Tribunal Supremo; Lourdes Moreno, profesora titular de Derecho Mercantil de la Universidad de Extremadura y Erika Torregrossa, directora de Gabinete de la Secretaría de Estado de Migraciones.

La mesa la cerró Gaetano Stella, presidente del Consejo Europeo de las Profesiones Liberales (CEPLIS), con una intervención por videoconferencia en la que subrayó el papel clave de las profesiones colegiadas en el diálogo social.

Vicente Magro, magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, señaló que los servicios profesionales son “bienes de confianza”. También destacó el valor del ‘compliance’ en las organizaciones profesionales para favorecer calidad de los servicios.

Por su parte Torregrossa planteó la necesidad de garantizar el acceso s los servicios a la ciudadanía, la necesidad de reconocer las profesiones por el Estado y que estas garanticen un servicio profesional de calidad

Otro de los debates de este primer día de Congreso fue el que se centró en analizar la influencia de la Inteligencia Artificial en las profesiones, cómo deben abordarla los profesionales y qué regulación es necesaria.

En este debate participaron Marta García Aller, periodista y autora de ‘El fin del mundo tal y como lo conocemos’; Fernando Broncano, catedrático de Filosofía de la Ciencia en la Universidad Carlos III y Ofelia Tejerina, presidenta de la Asociación de Internautas.

El periodista Pedro del Rosal fue el encargado de moderar este debate sobre la relación entre la inteligencia artificial y  la ética y su impacto en las profesiones

“La empatía es un concepto genuino humano, las máquinas solo pueden replicarla por observación”, apuntó Garcia Aller, mientras que Tejerina señaló que “el limite del algoritmo debe ser el derecho fundamental”.

Por su parte, Broncano pidió la intervención de organismos internacionales para proteger derecho a la protección de datos frente a plataformas.

Para la presidenta de la Asociación de Internautas uno de los retos es dotar a la Inteligencia Artificial (IA) de personalidad jurídica. Fernando Broncano, catedrático de Filosofía, advirtió de la necesidad de conseguir “mutua sensibilidad entre humanidades y tecnologías. El debate sobre IA y ética, no ha hecho más que empezar.

“Vivimos una cierta inquietud por lo que puede afectar la inteligencia artificial en todo el entorno de las profesiones. Tenemos que tener muy claro que las profesiones no solo tienen la responsabilidad de evolucionar conforme va evolucionando la sociedad sino también ser las que propicien esa evolución”, destacó Jose Antonio Galdón, presidente del Consejo General de Ingenieros Técnicos de España y vicepresidente de UP

 

Fuente_: https://confilegal.com/20200306-los-poderes-publicos-y-los-colegios-profesionales-condenados-a-entenderse/

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Esta web utiliza cookies…+info