José Pastor Rosado: "La educación sanitaria es básica para evitar agresiones a médicos"

José Pastor Rosado: "La educación sanitaria es básica para evitar agresiones a médicos"

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Alicante, José Pastor Rosado. ROBERTO PÉREZ

 

A punto de cumplir los cuatro años como presidente.¿Cómo valora este periodo?
Ha sido apasionante. Aunque ya llevaba varios años en la Junta, ser presidente es algo muy distinto. Los dos primeros años me centré en conocer a fondo los mecanismos del Colegio y en establecer las vías de comunicación para ir todos de la mano, también con las juntas comarcales. Y estos dos últimos lo he disfrutado más aún y han sido los años en los que hemos intentado llevar a cabo más proyectos.
¿Cuáles destacaría?
Por una parte, queríamos atraer a nuevos colegiados, especialmente a los jóvenes. ¡Incluso hemos creado un equipo de fútbol!;Hemos implantado la cobertura de responsabilidad civil -que abarca también a los residentes, para que no les sea gravoso el primer año-; Hemos puesto en marcha el Instituto de Mediación para tratar de solucionar problemas entre médicos y entre médicos y pacientes; Y algo muy importante que estamos desarrollando es el Programa Integral al Médico Enfermo (PAIME)
¿En qué consiste?
Se trata de atender a médicos afectados por enfermedad mental o por adicciones. Son casos aislados y difíciles de detectar porque generalmente el profesional que las padece se oculta. Una vez tenemos constancia, intentamos apartar a estos profesionales para que se recuperen y luego vuelvan al circuito laboral sin ningún problema. En este sentido, apelamos a la colaboración de todos los compañeros para detectar cualquier caso y para tutelar a los médicos rehabilitados cuando se reincorporan, porque algunos pueden estar encargados de especialidades muy delicadas, como cirugía o anestesia.
Son muy activos además en prevención y educación sanitaria...
Así es. Recientemente hemos creado una jornada para jubilados sobre la próstata, para saber cuáles son los controles necesarios y cuáles no; También hemos hecho jornadas cardiosaludables, en las que ofrecíamos diagnóstico, consejo nutricional y algo muy importante, como es la prescripción de actividad física. Es decir, el médico no debe limitarse a decirle al paciente que haga deporte. Hay que especificar qué puede favorecer a cada uno según sus necesidades, su estado físico y su edad.
¿Y algo que se le haya quedado en el tintero?
No hemos podido ver implantada la Ley de Colegios Profesionales, que consideramos muy importante porque apoyaba mucho a los Colegios y hubiese dado una solidez a todo lo que estamos haciendo. Y por nuestra parte, aún no hemos podido poner en marcha el proyecto para segundas víctimas.
¿A quién va dirigido?
Cuando un médico comete un error -algo que nos puede ocurrir a todos- la primera víctima es, evidentemente, el paciente. Sin embargo, el profesional también queda muy marcado. Muchos médicos pasan por una depresión, hay quienes abandonan...incluso si son residentes, ha habido casos de estudiantes que han dejado su formación...Mi objetivo era, aparte de la mediación, conseguir un grupo de compañeros médicos y psicólogos para apoyar a estos médicos. Porque cuando se produce un error, generalmente no suele haber un culpable en primera persona. Muchas veces la causa es un fallo del propio sistema. Por ello, hay que localizar esos errores, corregirlos e intentar que esa persona pueda volver a trabajar sin que le paralice el miedo de que vuelva a pasarle.
¿Qué opina del conflicto con el colectivo de Enfermería por el tema de la prescripción?
Creo que la Medicina es un pastel muy apetecible y hay otras profesiones con las que colaboramos, con las que queremos seguir colaborando, que quieren coger un trozo que -en nuestra opinión-no les corresponde. Por eso pensamos que es muy importante delimitar la profesión. Yo personalmente, como jefe de Pediatría del Hospital de Elche, trabajo día a día con enfermeros y como endocrino infantil, cuento con un enfermero que lleva todos los controles de diabetes a los pacientes. Trabajar en equipo sí pero no me veo a ningún enfermero capacitado para diagnosticar y prescribir medicamentos.
Pero ellos defienden que es algo que ya entra dentro de sus funciones.
Claro, pero con determinados medicamentos, como un Paracetamol o un Plasimine....eso esta claro. Incluso si llegamos a un acuerdo, si se trata de algo ya consensuado en el protocolo y sabemos ambos lo que hay que hacer, no hay ningún problema. Es un tema de consenso y colaboración. Por ejemplo, un enfermero puede estar en una consulta -digamos- de diabetes y decirle al paciente la dieta que tiene que llevar, los cambios en la dosificación de la insulina...pero con una base, que es la que tiene que fijar el médico. Hay que actuar con unos protocolos porque, además, esto garantiza la seguridad del paciente.
Otro tema polémico es el intrusismo...
Así es. Es una de nuestras atribuciones y hemos conseguido eliminarlo al máximo. Para ello pedimos también colaboración a todas las instituciones porque hay veces en las que cuando se detecta un caso se sabe que ha estado trabajando meses o años para una clínica o un hospital privado. Siempre les pedimos a los gerentes o directores que pidan el certificado de colegiación. Nosotros comprobamos el título de cada médico para certificar que es verdadero.
¿Se moja sobre la creación de nuevas facultades de Medicina?
En primer lugar, nosotros siempre hemos defendido una buena planificación de los recursos humanos porque, si no sabemos qué recursos vamos a necesitar, no sabemos cuántos profesionales tenemos que formar. Además, hay que tener en cuenta que la universidad forma a los licenciados frente al sistema MIR, que es el paso necesario para entrar en el sistema. Si sólo hay 7.000 plazas MIR y salen ocho o 9.000 estudiantes, no van a tener todos cabida. Aparte de esto, hay que valorar y saber de qué formación disponemos porque las clases teóricas son muy fáciles de organizar pero la práctica no tanto. Ahora las prácticas son desde tercero y el sexto es rotatorio y los hospitales no dan abasto. El mío, por ejemplo, está al límite.
Entonces, ¿respecto a la Facultad de Medicina que quiere implantar la Universidad de Alicante?
Yo ya he hablado con el rector, Manuel Palomar, y le he dicho que estoy encantado de que la haga, incluso le he propuesto la posibilidad de ofrecer el grado en valenciano, una lengua que a mí me gusta defender. Pero hay que valorar todas estas cosas que te comentaba.
Las agresiones a médicos han crecido ¿Cómo se podrían evitar?
Creo que es una cuestión de educación sanitaria. Por eso también tratamos de explicar a la población hasta dónde llega la medicina porque el problema es que los pacientes van muchas veces a la consulta con expectativas que no se corresponden con la realidad y pueden sentirse frustrados. Además, los medios o internet hablan en ocasiones de curas que realmente no existen. Hay que mentalizar de que no todo tiene cura, de que hay veces en las que el dolor es inevitable o no es tan fácil ofrecer una solución inmediata. Por nuestra parte, ofrecemos ayuda a todos los médicos que sufren una agresión, que disponen de una defensa totalmente gratuita. Hemos conseguido condenas de pacientes en agresiones graves. Por eso es importante estar colegiado y estarlo en tu provincia porque son tus compañeros quienes más te pueden ayudar.

Fuente: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/alicante/2017/11/27/5a145e7a22601d9f058b463b.html

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Esta web utiliza cookies…+info