El Consejo de Ministros estudiará el asunto tras la vuelta de vacaciones

 

Cabe destacar que el último borrador de anteproyecto, fechado el 7 de julio, provocó el descontento en el seno de Unión Profesional, asociación que agrupa a las profesiones colegiadas españolas y a la que está adscrito el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. ¿Los motivos? Según precisaron, este último borrador no recogía alguna de las alegaciones que habían realizado al anteproyecto presentado el 20 de diciembre de 2013 que estimaban "esenciales para la protección de los derechos de los usuarios y consumidores de los servicios profesionales".

 

Puntos polémicos


A la espera de su aprobación definitiva por el Consejo de Ministros, hay algunos aspectos del texto legislativo que afectarían a la farmacia en el caso de que se mantuviese el último borrador. ¿Cuáles? Por ejemplo, el hecho de que baste colegiarse en cualquier colegio para ejercer en cualquier lugar de España y no en el colegio que corresponda al domicilio donde se ejerce la profesión como hasta ahora.

¿Otra objeción que presentan los profesionales al anteproyecto? El régimen de cuotas: la cuota colegial obligatoria no podrá superar los 250 euros por año y se prohíbe la cuota de inscripción. "Es una manifiesta injerencia en la autonomía colegial", denuncian desde Unión Profesional (UP), mientras que ahí el Consejo de Estado considera que no son decisiones inadecuadas.

 

Otro aspecto que han despertado la controversia y que se verá cómo quedan finalmente en el texto es el relativo a la autorregulación. Es decir, el régimen de incompatibilidades previsto en el anteproyecto. "Regularizar pormenorizadamente esta cuestión, respecto a cargos concretos, resulta una injerencia en el funcionamiento de las corporaciones", precisan desde UP.

 

Trámite parlamentario


Una vez que salga del Consejo de Ministros, el proyecto deberá someterse al trámite parlamentario antes de convertirse en ley. Así, el Consejo de Ministros enviará el proyecto a la Mesa Congreso para que sea trasladado a la Comisión de Sanidad. A partir de su publicación en el BOCG, los grupos tienen 15 días para presentar enmiendas. Concluido ese plazo, una ponencia de la Comisión de Sanidad redactará un informe para ser debatido y votado, y así emitir un dictamen para someterlo al pleno de la cámara.

 

Tras finalizar esta primera fase, el proyecto de ley de Servicios y Colegios Profesionales pasará al Senado, que dispone de dos meses para tramitarlo. Si se aprueba el texto tal y como llega del Congreso, queda aprobado, si no, volverá al pleno del Congreso, que puede aceptar o rechazar las enmiendas del Senado por mayoría simple. ¿Cuánto tiempo trascurre desde su salida del Consejo de Ministros hasta su aprobación definitiva como ley? Unos cinco meses.

 

Fuente: www.elglobal.net

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la navegación.+info