Nota prensa - CODINUCOVA

Llega el mes de Marzo y la Comunitat Valenciana brilla en su máximo esplendor. No sólo por la luz que destellan las gaiatas de Castellón o la ironía y las llamas de las espectaculares fallas de Valencia, sino porque visitantes y residentes disfrutan de su variada y rica gastronomía.

 

La paella representa por excelencia el emblema de la gastronomía de nuestra Comunitat. Su combinación y diversidad de ingredientes la hacen cumplir con las características de la dieta mediterránea: elaborada a partir de cereales como el arroz, pescado o carne, verduras, legumbres (garrofón) y aceite de oliva. El arroz, contiene hidratos de carbono complejos, el conejo y el pollo, aportan proteínas de alto valor biológico y bajas cantidades de grasa. La carne supone además una fuente importante de minerales como el hierro y las vitaminas B3 y B12. Y las verduras, aportan vitaminas, minerales y fibra. Si además se completa la comida con una ensalada variada, elaborada con productos de la huerta valenciana y elegimos para terminar una fruta fresca como la naranja, obtenemos un menú completo y equilibrado.

 

Pero si algo hay que destacar de la gastronomía valenciana durante las fiestas de la Magdalena y las Fallas, son los churros y buñuelos de calabaza. Para elaborarlos se fríen en abundante aceite, resultando un aporte energético de unas 450Kcal/100g, de manera que debemos compensar la ingesta de estos alimentos si no queremos que las fiestas supongan un exceso irremediable.

Desde un punto de vista saludable, si algo tienen de bueno estas fiestas, es que nos permiten contrarrestar los excesos. Mientras visitamos andando las distintas fallas, estamos realizando actividad física de una manera entretenida y divertida, cada hora de caminata puede suponer un gasto de unas 200kcal, y para compensar las Kcal de 100g de buñuelos o de churros, tendríamos que andar alrededor de dos horas y media. De manera que se puede disfrutar de estos dulces típicos, pero eligiendo los días marcados como festividad en el calendario para consumirlos y no empezando el 1 de Marzo.

 

Otro de los consejos básicos para evitar los abusos durante las fiestas, es controlar la ingesta de alcohol, ya que 1 gramo de alcohol suponen 7kcal, esto transformado en una bebida como el Gin Tonic, supone unas 300kcal, el equivalente energético a un plato pequeño de paella, pero sin su calidad nutricional, tratándose pues de calorías vacias, es decir, sin sus hidratos de carbono complejos, ni sus proteínas, ni las vitaminas, minerales o fibra de sus verduras.

Además, este año será un mes repleto de festividades, ya que tras finalizar la Magdalena y las Fallas, llega la Semana Santa. Y con ella, los valencianos disfrutarán de otros ricos manjares: "La mona y longaniza de Pascua".

 

El primero, es un postre elaborado a partir de masa fermentada y decorado con anisetes de colores y un huevo duro (actualmente se utiliza también un huevo de chocolate), y en un almuerzo o merienda, y siempre que vaya acompañado de actividad física, puede convertirse en una alternativa aceptable. El segundo, es un embutido elaborado con magro de cerdo, alargado y de poco grosor que se consume seco, y al que prestaremos especial atención, ya que 100g de longaniza de Pascua aportan entre 250 y 400kcal, dependiendo de su contenido en grasa, de manera que os recomendamos leer el etiquetado nutricional de estos productos para evitar sustos, y moderación en su consumo.

 

Desde el Colegio Oficial de Dietistas y Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa) aconsejamos evitar los excesos. Aprovechar estas fechas para realizar actividad física de un modo distinto al cotidiano. Visitar las fiestas de Castellón y Valencia a pie y realizar salidas al campo junto familiares y amigos durante la Pascua.

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos y para mejorar la navegación.+info