Unidos ante la adversidad

 

 

 

LYDIA MARTÍN Murcia

En momentos en los que la incertidumbre reina y la sociedad se ve envuelta en una situación de no saber qué va a pasar ni a corto ni a largo plazo, como ha sido la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, los diferentes ámbitos profesionales han buscado dar respuestas y que su actividad se mantenga a pesar de la adversidad. En estos tiempos -tal vez más que nunca-, que profesionales de distintos sectores cuenten con colegios profesionales supone una garantía de defensa de sus derechos ante cualquier circunstancia. Se trata, tal y como define la Rae, de corporaciones de derecho público en las que se integran personas de una misma titulación con la finalidad principal de la ordenación del ejercicio de la misma y la representación y defensa de los intereses de los profesionales miembros. Teniendo en cuenta que muchas de las profesiones que agrupan estos colegios han sido de primera necesidad y han estado en primera línea de la pandemia, su papel ha sido aún más relevante.

En primer lugar, los colegios profesionales han trabajado para salvaguardar la salud de sus colegiados, informándoles de todos los procedimientos para que pudieran cumplir con su labor de forma óptima, evitando contagiarse o contagiar, para no dejar de prestar su función pública. Esto ha sido posible gracias a la calidad del capital humano que forma parte de estos colegios, siempre cerca de los profesionales para ofrecer respuestas, solucionar sus dudas y unir esfuerzos a favor del ejercicio de la profesión.

 

Pero, sin duda, la gran labor de los colegios profesionales ha sido servir de altavoz de las demandas de sus colegiados, transmitir sus inquietudes, defender su labor y que esta se lleve a cabo con dignidad y las máximas garantías y condiciones. Así, han informado de cada una de las fases y medidas que se han adoptado y que han podido influir en el desarrollo de su actividad y han transmitido a las administraciones las peticiones necesarias en cuanto al desarrollo de su actividad profesional.

Defensa de los intereses

Los colegios profesionales tienen la potestad de defender los intereses de la profesión ante los poderes públicos. Además, suelen ofrecer diferentes servicios a sus colegiados, como pueden ser asistencia jurídica, bolsa de empleo, seguro de responsabilidad civil, etc.

Cuentan con un propio código deontológico, que sirve de amparo en el ejercicio profesional, haciendo que quienes forman parte de él deban seguir una serie de pautas y evitando imposiciones de empleadores, ya sea del sector público del privado. Además, estos colegios tienen la garantía de estar constantemente actualizados en materia de legislación, normativas, iniciativas y proyectos que pueden afectar a la profesión que representan, así como al servicio que prestan a pacientes y clientes.

Una guía ante la Covid-19

Unión Profesional, asociación estatal que agrupa a las profesiones colegiadas españolas, ha publicado la guía 'Las Profesiones Colegiadas ante el Covid-19', con el objetivo de recoger y visibilizar el trabajo esencial que están llevando a cabo profesionales e instituciones frente a esta situación. Esta guía se destaca la capacidad para aprender de lo ocurrido para mejorar la gestión en un futuro próximo, recogiendo el conocimiento científico, técnico y organizativo para crear una red con visión multidisciplinar, una perspectiva transversal para que se relacionen ante estas situaciones los profesionales de distintos sectores.

Enfatiza la capacidad de actuar con «solidaridad, conciencia, cooperación y prudencia», y resalta el papel asistencial de estos colectivos profesionales respecto a la salud, la seguridad y el bienestar, animando a estar unidos y trasladar confianza e información a la ciudadanía, siempre con el sentido ético, ya que ocupan una posición determinante.

También hace referencia a la cultura digital del teletrabajo, pidiendo que se construya sobre una base de transparencia y conexión real entre trabajadores. Recuerda la formación que estos colegios profesionales dan a sus colegiados, así como la calidad de los servicios que prestan a la propia sociedad y su buen hacer para salvaguardar la buena praxis profesional, insistiendo en la «colaboración entre profesionales es esencial para frotar la nueva realidad que se presenta».

Fuente: laverdad

Compartir en... Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google+
© UPA - Unión Profesional de Alicante
Esta web utiliza cookies…+info